Sitio Oficial de

Ernán López-Nussa

CDROM: Veinte pianos, Gran Premio Cubadisco 2012.

Ernán López-Nussa / Veinte pianos

APRENDER TOCANDO

Veinte piezas compuestas en disímiles años de mi vida, algunas especialmente escritas para niños y jóvenes pianistas en una primera etapa de aprendizaje. Otras hechas para mi repertorio habitual, creadas por la necesidad de contar, instrumentándolas con diferentes formaciones: El piano es el elemento unificador, luego… tríos, cuartetos u orquesta sinfónica. Dejo pues estas obras, literalmente, en manos de aquellos pianistas que sientan la necesidad de asomarse a la esencia de la música popular cubana vista desde el piano, al estudio del jazz contemporáneo como disciplina académica, sin olvidar nunca al leer mis piezas que interpretar es también jugar, respetando cuidadosamente las pautas o sugerencias en cada caso. Las obras en su totalidad muestran complejidades técnicas propias del género como el toque non legato, presente sobre todo en el género del jazz. Este libro acompañado del CD comprende las 20 obras interpretadas por jóvenes pianistas de diferentes edades, con iniciación rigurosamente académica. Para la mayoría de ellos es su primera vez en la exploración del registro dentro en un estudio de grabaciones, y, por primera vez, su sonido lo escuchan como público. Este ejercicio cuenta con la enorme ventaja de poder percibir las obras antes de emprender su ejecución. Dejamos abierta a la fantasía de sus nuevos intérpretes las propuestas que generen los sonidos que concebí en cada aventura, pieza a pieza. Un regalo para los conservatorios, una propuesta para posibles repertorios y programas de estudio, divertimento que desate sonidos para aprender tocando, pero sobre todo, haciendo prudentes silencios en su escucha. Sientan la música y con ella, una vez comprendida a través de sus mentores, sientan también total libertad de improvisar en los ciclos concebidos a la invención personal. Espero que, al interpretar mis piezas descubran muchos aportes salidos de su imaginación, de su personalidad y que sean llevadas a buen cauce mediante diversas herramientas creativas, ya sea aportando sus contribuciones armónicas o rítmicas, atendiendo la indicación de tiempo, digitación, agógica, articulación y fraseo, para facilitar su correcta interpretación, sin perderse en el abstracto mundo de la música. Todas las obras han sido escritas con sus improvisaciones para aquellos que todavía no se sientan capaces de asumir tal reto. Ver cómo las hacen suyas, con rigor, es mi mayor anhelo. He incluido al final del libro un ejercicio que insiste en trabajar la independencia. Para la mano derecha está escrita la clave de rumba, marcada con acentos; mientras que la mano izquierda semeja el figurado rítmico que usualmente dibujan las tumbadoras o congas. El piano explora con nosotros sus posibilidades percutivas. Me siento en la platea para disfrutarlos. Buena suerte.